Pero… ¿Qué es una Ostomía?

La “ostomía” propiamente dicha es el nombre del procedimiento quirúrgico, la cual busca crear un estoma, permitiendo la salida de los desechos del cuerpo. Dependiendo del objetivo de la intervención pueden ser: Colostomía, ileostomía, urostomía, nefrostomía, o también una ostomía para alimentación llamada estoma digestivo.

Una ostomía puede parecer algo muy drástico, pero sin duda era la mejor opción. Ya sea un estoma permanente o temporal, ha solucionado un grabe problema de salud, permitiéndote volver a disfrutar de la vida.

Tiempo de permanencia:
Según el tiempo de permanencia, el estoma puede ser:

Temporal. Se realiza con la intención de restaurar la continuidad intestinal en una segunda intervención, recuperando su tránsito intestinal normal tras eliminar el estoma y reconectar el intestino.

Definitivo. Se realiza por imposibilidad de salvar el resto del intestino. No hay posibilidad de reconstruir el tránsito intestinal, ni eliminar la estoma. (Pueden dejar un trozo final del colon, sin posibilidad de reconexión)

Colostomía:

La ostomía – colostomía es la exteriorización del colon o intestino grueso a través de la pared abdominal,  con el objetivo de crear una salida para el contenido intestinal.
Normalmente se elimina una porción del intestino afectado y se utiliza el intestino sano para crear el estoma. Esto se hace uniendo el intestino a la piel del abdomen mediante unos puntos.

Tendrá un aspecto rojo e inflamado al principio pero rosita y húmedo al pasar algún tiempo.

Colostomía, bolsa de colostomía, intestino grueso

Dato:

Si no han retirado la continuación del intestino, ésto le permite  “descansar” en caso de querer reconectarlo en un futuro. Este final del intestino no producirá heces, ya que no está conectado, pero sí puede producir mucosidad, algo totalmente natural y normal que crea el mismo intestino.

En caso de conservar un trozo de recto, que no se vaya a reconectar, ocurre igual que el caso anterior, éste producirá mucosidad y se necesitará ir al baño para expulsarla sentándose en el WC.

Consistencia de las deposiciones:

Teniendo en cuenta que en el intestino grueso se absorbe el agua de las heces haciéndolas más sólidas y menos líquidas, dependiendo de en qué segmento se localice el “estoma” (conexión del intestino al exterior) las heces tendrán distinta consistencia. Cuanto mayor sea el recorrido del intestino antes del estoma más densas serán las deposiciones.

Ileostomía:

La ostomía – ileostomía es la exteriorización temporal o definitiva del íleon (intestino delgado) a la pared abdominal para expulsar el contenido intestinal. El estoma se construye con una porción de intestino delgado.

Por lo general el estoma se sitúa en una zona justo debajo de la cintura a la derecha del ombligo.

Consistencia de las deposiciones

Como las heces proceden del intestino delgado serán líquidas y fluirán de forma constante después de comer. Puede que después de un tiempo se vuelvan algo más pastosas pero nunca serán duras.

En caso de ser demasiado líquidas se puede tomar algún espesante, como el “Fortasec”. Lo mejor es preguntar a tu estomaterapeuta (enfermera especialista en ostomías) o doctor sobre la medicación para espesarlas.

Sobretodo hay que beber mucha agua al día, 2 litros más o menos,  debido que el intestino delgado no absorbe tanta agua de la dieta como el intestino grueso, hay que reforzarla con aporte extra de líquidos.

Dato importante:

Las heces expulsadas por la ileostomía contienen enzimas digestivas que son muy irritantes, por lo que tienen más posibilidades de dañar la piel periestomal (la piel sana del absomen que rodea el estoma).
También resulta más fácil que se filtren a través de la placa dañando la piel y provocando situaciones no deseadas como olor, irritación, etc.

Por eso es muy importante que a la hora de recortar la placa sea lo más ajustada al tamaño del estoma. También existen polvos, pegamentos especiales… Pegando y reforzando la placa,  impidiendo que el ácido de las heces se filtre y toque la piel sana.

Olores:

Es recomendable eliminar de la dieta ciertos alimentos que producen olores intensos así como flatulencias cuando se digieren. Cómo la cebolla, el ajo, el picante…

Evitar también los alimentos vegetales crudos, los cuales son difíciles de digerir y debido a su contenido en fibra producirá unas heces más líquidas.

Urostomía:

Una ostomía – urostomía es la desviación total o parcial del curso normal de la
orina a la piel o al intestino. Pudiendo conectar los uréteres directamente a la piel, o a un trozo de intestino.  Algunas veces se hace necesario extirpar también la vejiga y la uretra.

La técnica más frecuente es la ureterostomía tipo Bricker, en la que se aísla una porción del intestino delgado (íleon) para crear un conducto al que se conectan ambos uréteres. El estoma se construye en la piel con esa porción
del íleon.

Urostomía tipo Bricker

La orina resulta también muy irritante para la piel si tiene contacto frecuente con ella. Al igual que con las colostomías e ileostomías existen pegamentos para asegurar una mayor adhesión de la placa, evitando fugas continuadas.

Dato:

En caso del Briker, es normal observar mucosidad en la orina a medida que se acumula en la bolsa ya que el tramo de intestino usado para formar el conducto lo produce de forma natural.

Nefrostomía

En caso de la ostomía- nefrostomía la intervención se centra en la colocación de un “Catérer” directamente al riñón. Este tubo o catéter permite la salida de la orina directamente del riñón a la bolsa.

Nefrostomía a bolsa de pierna. También pueden ser a bolsa tipo urostomía.

Normalmente las bolsas de nefrostomía se colocan a nivel lumbar, quedando en la espalda de la persona.

El catéter saldrá fuera del cuerpo permaneciendo una parte en el interior y la otra dentro de la bolsa. Se debe tener mucho cuidado de no tirar del catéter a la hora del cambio de la bolsa, pudiendo moverlo o incluso sacarlo del riñón.

También se debe comprobar la permeabilidad del cateter. Observar si sale bien la orina y de forma continuada, en caso contrario acudir a urgencias.

 

http://www.thewaiigo.com

¿Qué es The Waiigo? Y ¿Cómo Empezó todo?

Inicios

The Waiigo nace 6 años atrás en un hospital de la mano de María José, que debido a circunstancias de la vida ha necesitado utilizar hasta cuatro bolsas de ostomía a la vez; una urostomía, una nefrostomía y dos colostomías. Pero lejos de perder los ánimos reunió fuerzas y buscó la forma de hacer más llevadera esa carga, negándose a cambiar su forma de vestir, sus costumbres y sobre todo su vida.

Después de mucho pensar y algunas pruebas, diseñó y confeccionó unas fundas de tela que recubrirían las bolsas de ostomía, cambiando la imagen ortopédica por una más agradable y estética, transformando una necesidad médica en una parte más del cuerpo, pudiendo vestirla y combinarla con la ropa y gustos de cualquier persona.

Gracias a unas sencillas prendas, tanto adultos como niños han tenido un pequeño soplo de aire fresco en una situación difícil, permitiéndoles respirar hondo y asimilar poco a poco su nuevo estado de salud.

En 2016 el proyecto se puso en marcha con la colaboración de Víctor, un joven enfermero que conoció a María José como paciente y a los pocos días como compañera de proyecto. Juntos aprendieron los intrincados tejemanejes del mundo empresarial. Todo un puzle que con perseverancia y la ayuda de amigos y colaboradores se ha podido ordenar para crear no sólo un proyecto, sino todo un movimiento de cambio y mejora de la vida de toda persona portadora de una bolsa de ostomía.

Historia de María José

Valores

The Waiigo busca transmitir una sensación de movimiento, dinamismo, actividad, vitalidad y libertad, animando a todas las personas a tener una actitud positiva, levantarse y vivir al máximo cada día.

Con el uso de las fundas también se intenta amenizar la adaptación y aceptación de la bolsa en la vida, minimizando el impacto visual, permitiendo conservar la forma de vestir única de cada individuo tanto dentro como fuera de casa.

Gracias a sus Bandas de baño y de deporte se puede asegurar la bolsa de ostomía al cuerpo, evitando fugas o movimientos peligrosos del aro. Perfectas para practicar cualquier deporte sin miedo a que se despegue la bolsa.

Características de las fundas

Todas las fundas son universales tanto para urostomías y nefrostomías como colostomías e ileostomías. Se pueden utilizar en todas las bolsas, transformando su aspecto y forma, disimulándolas como una riñonera normal y corriente.

Gracias a su sistema de cierre con velcro se puede colocar y retirar en cualquier momento fácilmente, sin necesidad de vaciar antes ni después la bolsa para la colocación de la funda.

El tamaño del aro también es adaptable. Gracias a la longitud del velcro se puede adaptar la medida del aro de la funda a un tamaño mínimo de 20mm hasta 50 mm.

Todas las fundas son 100% algodón. Aseguran un tacto amable y suave en la piel y separan la bolsa, evitando irritaciones y rojeces.

Las Bandas de baño y de deporte permiten la sujeción y seguridad que se necesitan a la hora de practicar un deporte como la natación o el running.

Usar una funda de colostomía, ileostomía, urostomía.

Usar una Banda de baño/deporte para colostomía urostomía ileostomía.